El Ritual Arameo de la Esperanza, ritual que convierte a la planta en una auténtica Rosa de Jericó, es considerado el más antiguo de la historia de la humanidad (diez mil años de antigüedad). Desde hace casi cuatro décadas, se halla bajo la custodia del último chamán de la Rosa, Francisco Martos, que ritualiza cada una de las plantas y las hace exclusivas, para gozo de sus poseedores, quienes familiarizados con la leyenda, son conscientes de que, sin este ritual, una Rosa de Jericó jamás podría convertirse en el único talismán vivo provisto de la fuerza mística que penetra en el mundo sobrenatural haciéndola infalible.

El Ritual Arameo de la Esperanza es una ceremonia heredada que sólo puede ejecutar un chamán por generación. Consta de ciento cuarenta y cuatro versículos y un canto recital de trescientos veintiocho nombres que rememoran los tantos chamanes que a través de los tiempos se hicieron cargo del precioso legado de la Rosa (léase el libro de Francisco Martos, "La Rosa de Jericó - Evlex", best-seller mundial). El Ritual se realiza alternando el agua y el fuego en una ceremonia prodigiosa y única, en la que se ensalza la omnipotencia del Creador y se apela a Su infinita bondad, para mostrar a los seres humanos un camino a la esperanza a través de la planta más humilde de la Tierra, recordándonos, también, que Él se halla en cualquier parte y que puede hacernos llegar de la forma más sencilla y sorprendente una ayuda que a los humanos nos cuesta trabajo comprender. Consumado el ritual, el camino al prodigio queda abierto.

Una Rosa de Jericó preparada con el Ritual Arameo de la Esperanza posee una fuerza tan extraordinaria que rebasa los límites de lo imaginable. Creyentes y no creyentes, todos reconocen antes o después sus beneficiosos efluvios.

Cualquier persona que quiera hacerse cargo de una auténtica Rosa de Jericó debe saber que, si ésta no ha sido preparada con el Ritual Arameo de la Esperanza, solamente llegará a tener un bulbo sin más valía que la que cada uno quiera concederle.

Aprovechándose del desconocimiento de las gentes, en los últimos años ha proliferado el intrusismo de desaprensivos, que, importándoles solamente el beneficio que proporciona un tráfico de falsas promesas, ofrecen a sus clientes cualquier planta y la hacen pasar por una auténtica Rosa de Jericó, obviando la decepción que las personas de buena voluntad puedan sentir al comprobar que a sus manos les ha llegado simplemente una planta sin más valor que el botánico; con el agravante delictivo, por parte de estos intrusos, de apoderarse de unos derechos intelectuales y legales que no les corresponden y que se hallan protegidos a nivel mundial por leyes internacionales.

NOTA. Si lo desea, usted puede solicitarnos una auténtica Rosa de Jericó preparada con el Ritual Arameo de la Esperanza. En los últimos treinta y siete años Francisco Martos ha ritualizado cerca de dieciocho millones de Rosas, que han sido enviadas a seguidores de esta tradición en más de sesenta países.

Cada una de las Rosas de Jericó de Francisco Martos lleva un SELLO DE GARANTIA y su FIRMA grabada a fuego en la base de la vasija de Salomón que la acompaña, además de un CERTIFICADO DE CONTROL FITOSANITARIO de la planta, imprescindible a la hora de disfrutar con plena confianza tanto de la salubridad de la Rosa como del agua que la baña (de uso extendido en todo el mundo).

Disfrute de su auténtica Rosa de Jericó y logre uno de sus sueños.

* * * *

Solamente aceptamos encargos a través del teléfono 902 142 143.